Diseñando el profesionalismo creativo.


Hoy en día la importancia del diseño gráfico con relación al entorno y la profesión, recae invariablemente en la relación que se crea entre las compañías y las personas, provocando la inminente necesidad de que el profesionista transforme su relación, su comunicación y sus conversaciones entre las empresas, el proyecto, los equipos y las personas, en un diálogo extremadamente empático, sin etiquetas, ni poses, una relación de tú a tú. Y eso permitirá construir una carrera con poder de cambio.


Llegar a una reunión de trabajo, una entrevista laboral o la presentación de un proyecto ante el equipo creativo, debe llevar de compañía a la verdad, la autenticidad y la transparencia, para generar confianza y lealtad en el ecosistema laboral, haciendo que las personas y las empresas nos elijan como profesionales de la creatividad, al fin y al cabo un gran diseño es empatía pura. Cuando dejamos de pensar en las necesidades y/o aspiraciones personales, tanto como profesionistas y la de las empresas como clientes, lograremos identificar a quién le estamos hablando y saber qué historias debemos contar, que los usuarios desean escuchar.


Obviamente la competencia crece año con año y no solo por la cantidad de diseñadores gráficos que egresan, sino también, por la versatilidad de otras profesiones que procuran encontrar oportunidades en alguna de las distintas ramas de la creatividad. Y muy a pesar de la inversión en conocimiento, equipo, arreglo personal y construcción de nuestra identidad profesional, las verdaderas relaciones entre empresa y diseñador, se dan con base en quienes somos y cómo entendemos al entorno y el diseño. No tanto en lo que representamos.



"convirtiendo nuestro proyecto profesional

en una carrera camaleónica que se adapte

al entorno y al usuario"



Así pues, lo mejor será construir una identidad creativa con base en el concepto de nuestras habilidades, el proceso de nuestra empatía con el entorno y el compromiso del trabajo en equipo. Diferenciarse a través de la creatividad e innovación, convirtiendo nuestro proyecto profesional en una carrera camaleónica que se adapte al entorno y al usuario, alineándonos a cualquier equipo de trabajo a nivel emocional y personal, dado que desde mi perspectiva, el diseñador tendrá que aprender a trabajar en un futuro más emocional, de relaciones más estrechas, sin mentiras y con honestidad, buscando crear sencillez ante la complejidad de su entorno.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tu Marca está preparada para la nueva realidad.

¿Qué sigue para tu Marca a través del COVID-19?