Hoy en plena cuarentena y con un futuro incierto, es justo detener nuestra labor un segundo, para analizar y contemplar lo sorprendente que ha sido la labor del diseñador gráfico a lo largo de la historia, nuestra profesión ha construido empatía y destruido prejuicios. No es la profesión que encontrará la cura o una vacuna a lo que nos enfrentamos hoy, sin embargo es hoy y será mañana la profesión que sume su curiosidad con pasión y creatividad para comunicar el cómo actuar, empatizar, construir y fraternizar entre múltiples visiones de toda eventualidad.

A los ya profesionistas nos queda recuperar las buenas prácticas para transmitir los valores de nuestra profesión pues vienen tiempos interesantes, nuevas realidades y divertidas oportunidades, recordemos a nuestros maestros y mentores, todo aquello que pensamos fue un obstáculo o desventaja por parte de ellos, era una simple lección de integridad y principios. 

A los próximos egresados, sean consientes que una nueva normalidad tienen que enfrentar, y no solo enfrentaran a sus pares de otras universidades, enfrentaran también a colegas con mayor experiencia que a raíz de los hechos actuales quedaron varados profesionalmente, así que no solo es cuestión de título, sino de habilidades, competencias y actitud. Reconozcan y crean en todo lo que saben ser y hacer, no esperen a construir su propia identidad profesional, no esperen el reconocimiento de nadie, no miren atrás, dejen las quejas en el pasado junto con aquellos proyectos que hicieron con descontento, es momento de relacionarse, de ser románticos con su profesión, extrovertidos con las buenas ideas, no se queden con las ganas de aprender cosas nuevas, la persistencia en su proyecto será su mejor competencia, baila con tu entusiasmo, responsabilízate con tus buenas y malas decisiones, pero sobre todo, haz tu trabajo con empatía, amabilidad y humildad. Recuerda que todos somos responsables de nuestras ideas.

A los que vienen atrás, sean introvertidos para descubrir sus procesos creativos, encontrar que los motiva e inspira, sean cursis con sus ideas, no existen malas ni buenas ideas, la generosidad les ayudara a definir lo que el mundo necesita ver, analizar y comprender, que su inocencia nunca se vea afectada por el egoísmo de aquel que su inseguridad no le permite ser bondadoso. Aprendan a organizar su día, a valor su origen y cultura, todo ello les enseñara el valor de lo que hacemos y debemos lograr. 

A todos, recuerden algo, trabajen por dinero, diseñen por amor y emprendan sus sueños por pasión.
Feliz día del Diseñador Gráfico.

Comentarios

  1. Felicidades Carlotes! mi admiración como siempre, ejerciendo con orgullo y sobre todo transmitiendo conocimiento siempre! #gatito

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué sigue para tu Marca a través del COVID-19?

Tu Marca está preparada para la nueva realidad.